e mërkurë, 13 qershor 2007

GERMINATOR

Adriana Bertorelli



Le juro que no es excusa, maestra. No entiendo qué pudo salir mal si yo seguí sus instrucciones al pie de la letra. Por este puñado de cruces, maestra, que yo agarré el frasquito de compota como usté anotó en el pizarrón, lo lavé, mojé bien el papel tualé bien mojadito y puse los granitos de caraota distribuidos alrededor y humedecí más el papel y lo puse ahí en el pantry al lado de los conflés. Luego me vi la novela, me puse a jugar nintendo con mi hermanito y mi mamá me mandó a acostar. Como a la una, maestra, le juro que oí un ruido horrible en la cocina como que se cayeron unos peroles y el gato maulló, que digo maulló, gritó, maestra, durísimo gritó ese gato, y yo dije nada, ese el Wilman, el marido de mi mamá que llegó otra vez borracho y se dio un carajazo bien duro y el gato lo jodió, bien hecho, nojoda. Perdón maestra por lo de nojoda, no lo vuelvo a decir. Entonces lo vi clarito. Vi que el germinador había crecido que jode, maestra, que había reventado el frasquito de compota y que a las caraotas le habían salido como unas cabezas enormes, juradito maestra, de verdad, como unos monstros pero con disfraz de negrita en la cabeza y todas babosas así súper guácala, como lombrices gordas y oscuras que seguían creciendo y se estaban comiendo todos los conflés y hasta una mano de cambures se zamparon las cabezas esas y ya una iba por los mangos cuando ¡ñácata!, de pronto vi la cola del gato moviéndose dentro de una de las bocotas negras que antes eran caraotas y me di cuenta que el hijueputa germinador se había convertido en una planta carnívora y se había tragado hasta el gato, maestra, al pobre Micho que se trajo mi abuela de la hacienda, y yo pensando esto cómo se lo digo a mi mamá, aunque el desgraciado gato cada vez que me veía, me arañaba, pero por más que sea, y la planta esa seguía creciendo y hasta me miraba y crecía y me enseñaba sus dientes así: ¡ññññ! Y entonces, maestra, usté seguro no me va a creer esta parte, pero de repente empezó a botar chispas la mata, el germinador convertido en monstro echaba centellas y trozos de una sustancia que segurito era plutonio o un pedazo de sol de otro planeta, y salía disque fuassssssss, fuasssssssssss, como si escupiera un pocotón de estrellas como luces de bengala así azules, más bien como triquitraquis, como tumbarranchos, maestra, y las cabezas de negrita se volvieron de un gas rojo que se movía así todo raro como si estuviera bailando y ahora sí venía llegando Wilman y una de las cabezas que antes eran caraotas vino y se le arrechó, perdón maestra por la grosería, y le explotó la cerveza que traía en la mano ¡cabuuummm! demasiado hidrógeno o a la planta esa le cayó mal la cebada o la cerveza era lait. Y eso era explota y explota y seguía creciendo el gas rojo, de la arrechera seguro, y el cabrón del Wilman se orinó del susto y todo, pero las caraotas explosivas lo atacaron por todas partes y lo agarraron así y le restregaron encima el conflés y los cambures que se habían convertido en estalactitas asesinas pero verde fosforescente, para que aprenda ese desgraciado y no nos vuelva a pegar y la planta rebotaba contra las paredes y lo atacó durísimo contra la nevera que mi mamá todavía está pagando, lo esguazó y luego lo bataqueó contra el fregadero y hasta se rompió el tubo de tanto que creció y creció la planta carnívora que ahora era de uranio y estaba arrecha, perdón maestra. Le juro que eso fue lo que pasó, juradito, maestra, pero no me vaya a raspar ni le diga nada a mi mamá, porque por eso no pude traer el germinador convertido en matica, porque traté de salvar al mundo, de salvar al pobre Micho y el germinador de tanto convertirse en planta terminó convirtiéndose en planta nuclear.

3 komente:

La Gata Insomne tha...

Amniga como siempre te botaste juraito que te quedó pintao y así salimos del hijoeputaese que no hace sino beber y caernos a carajasosmientras mi mamá lapobre pagando la nevera y maestra por eso fue que no lo pude traern no ese cuento chimbo que le metió Pedrito de que el gato lo tiró al piso, pero mae porfis no llame a mi mamá, no le diga nada el planeta está en epligro!!!!!
qué vaina tan buena amiga

Mil Orillas tha...

Qué buen texto!

jajajaja!

Me encanta!

euridice tha...

Adriana,
está buenísimo, me encantó!